Incorporación de la abdominoplastía al Plan GES

Actualmente la abdominoplastía es considerada una cirugía puramente estética y no reparadora. Para que este concepto se modifique, los diputados de todas las bancadas votaron a favor de la resolución N°960 que pide al gobierno incorporarla al GES.

Según el último estudio de la OMS un 63% de la población chilena tiene sobrepeso u obesidad, liderando la lista de países en América Latina. El aumento de estas enfermedades ha generado, a la vez, un aumento de operaciones bariátricas, cirugía destinada a lograr una baja masiva de peso en aquellos casos que lo requieren.

Las cirugías llamadas post-bariátricas son procedimientos de reconstrucción clave en términos funcionales, estéticos y psicológicos. Sirven para remediar las secuelas de una baja masiva de peso. Dentro de estas, la más requerida es la abdominoplastía post-bariátrica para solucionar el exceso de piel que queda en el abdomen una vez lograda la baja de peso, impactando de forma positiva en la autoestima y seguridad en sí mismas de las personas.

“La abdominoplastía no es un tratamiento para bajar de peso, sino para corregir el exceso de piel con o sin grasa que queda una vez lograda la reducción de peso y que produce molestias funcionales en los pacientes, como dificultades para realizar las actividades diarias, y además muchas veces genera hongos e infecciones” explica la Dra. Montserrat Fontbona, Presidenta de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica (SCCP).

“Así también, tras los embarazos en los que se ha producido un gran aumento de peso es posible evidenciar esta condición de “guatita en delantal”, que produce molestias similares a las de los pacientes postbariátricos, teniendo que recurrir al cirujano plástico. De hecho un 25% de las operaciones a nivel nacional corresponden a la abdominoplastía”, refiere la Dra. Fontbona.

Por estas razones,  la Cámara Baja votó unánimemente la resolución N°960 que pide al Ministerio de Salud incorporar la abdominoplastía al Plan de Garantías Explícitas en Salud (GES), para tratar casos como estos. Esta política ayudaría a más de 256 mil personas que hoy se ven afectadas por la llamada “guatita de delantal”.

“Es importante recalcar que ni la Abdominoplastía ni la Liposucción son tratamientos para la obesidad. Creemos que este problema debe ser abordado desde un punto de vista integral y no solo tratar sus consecuencias. Así, una guía GES debería incorporar el manejo nutricional, promover vida saludable y la cirugía bariátrica, que es la que permite bajar de peso y mejorar las enfermedades metabólicas asociadas a la obesidad. Debe ser un tratamiento integral de los pacientes en la prevención y terapia de la obesidad y sus secuelas”. Dice el Dr. Stefan Danilla, director científico de la SCCP

“Es fundamental que los pacientes consulten con un especialista certificado como Cirujano Plástico para realizar esta cirugía, quien tiene el criterio y los conocimientos adecuados para determinar si el paciente tiene indicación de una abdominoplastía o no, así como también explicarle adecuadamente los riesgos y eventuales complicaciones asociadas a esta cirugía”, concluye la experta.

Envía esta noticia desde tu celular por Whatsapp
Consejo Regional de Atacama Aprobó $1.596 Millones para Transporte Público Menor

Recursos se destinarán al programa Renueva Tu Colectivo para los años 2018 a 2020.