Entregan recomendaciones a la hora de consumir chicha artesanal

Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, llamó a denunciar posibles adulteraciones en alcoholes

A través de una fiscalización a la elaboradora de alcoholes Viña Fajardo en Copiapó, el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, entregó una serie de recomendaciones a la ciudadanía a la hora de adquirir chicha este 18 de septiembre, fecha en que se eleva el consumo de esta tradicional bebida alcohólica chilena, tanto en su producción artesanal como industrial.

La actividad fue encabezada por el director regional del organismo, Juan Carlos Valencia, y el inspector de la Oficina Copiapó, Manuel Henríquez, junto a la encargada de tradicional establecimiento, Nina Fajardo Casas, quienes recorrieron las bodegas de almacenamiento de vinos, revisaron envases y etiquetados, además de documentación de registro de producción.

Valencia señaló que de acuerdo a la ley de Alcoholes 18.455, la chicha es el único alcohol autorizado para venderse en envases abiertos, por lo que existen posibilidades de adulterarse, mediante la adición de agua, edulcorantes, o preservantes no autorizados.

“La chicha es un mosto en proceso de fermentación, por ello debe tener un sabor a vino frutoso, ser agradable al gusto y no amargo, por lo que si las personas encuentran algún indicio de adulteración nos avise. Los lugares que están haciendo chicha en la región están siendo fiscalizados por el SAG y la ciudadanía pude estar tranquila que están siendo inspeccionados como corresponde”, indicó la autoridad.

Añadió que en el caso del vino tanto artesanal como industrial, su etiquetado debe por ley informar sobre los grados alcohólicos del producto, el volumen de la botella, origen y datos del productor. “Todo producto alcohólico que se comercializa en Chile debe estar registrado ante el SAG, y si es que se observa algún producto extraño que llame la atención en botillerías o supermercados, se debe hacer la denuncia porque podría tratarse de un producto no regulado”, destacó Valencia.

Por su parte, Nina Fajardo, una de las continuadoras de la actividad familiar iniciada por su padre hace más de 60 años, señaló que las normas de elaboración de alcoholes son un aspecto básico a cumplir. “Nosotros seguimos al pie de la letra todo lo que él hizo, sobre todo cuidando la calidad y nuestra salud, y me parece estupendo porque así todo el mundo está tranquilo y saben que nuestros productos siguen las normas correspondientes”, resaltó.

La chicha se obtiene de la fermentación parcial del mosto o jugo de uva. En este proceso las levaduras transforman el azúcar (fructosa) del mosto en alcohol, produciendo gas carbónico que da el característico burbujeo. Dependiendo del momento en que se consuma el producto, se pueden diferenciar chichas dulces, medianamente dulces o fuertes.

Envía esta noticia por Whatsapp
Leer entrada anterior
Autoridades y ciclistas hacen un llamado a respetar las ciclovías

Con un llamado a respetar el uso de las ciclovías con medidas de seguridad, respeto y protección que deben tener...

Cerrar