Codelco: paralizaciones y bonos a contratistas han costado US$ 878 millones desde 2006

logitoYa se concretó el primer acercamiento entre el gremio Agema y la CTC, para acercar posiciones.

Partió el 21 de julio y, hasta el cierre de esta edición, no había acuerdo entre trabajadores agrupados en la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) y Codelco.

De todos modos, ayer se concretó el primer acercamiento entre el sindicato y Agema, que reúne a las empresas proveedoras, para comenzar a acercar posiciones.

La paralización de un grupo de trabajadores ha traído problemas para el resto de los contratistas, porque según expuso en la Comisión de Minería de la Cámara el vicepresidente de Operaciones Centro-Sur de Codelco, Álvaro Aliaga, sólo entre 30% y 40% de los tercerizados está trabajando normalmente.

Aunque no todos están afiliados a la CTC (ver recuadros de empresas), la minera ha optado por restringir la entrada a faenas a los funcionarios de estas firmas, producto del ambiente confrontacional imperante en las divisiones a lo largo del país.

Costo de las paralizaciones

Estas paralizaciones han implicado costos a la empresa. El presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, entregó cifras sobre el costo que ha significado estas paralizaciones desde 2006 a 2013, lo que se suma a la subvención del costo de los beneficios integrados en los acuerdos marco.

Indicó que si se suman las mermas de producción por paralización (US$ 516 millones) a los bonos por término de conflicto (US$ 362 millones), se llega a US$ 878 millones en el período.

Recalcó que aunque son entre 18 mil a 20 mil los trabajadores contratistas afiliados a organizaciones suprasindicales, siendo la CTC, con 13 mil socios, la mayoritaria, los beneficios de los acuerdos marco se extienden a 40 mil trabajadores.

El presidente del directorio, Óscar Landerretche, reiteró en la instancia la necesidad de plantear una nueva relación con los contratistas y si bien los acuerdos marco representaron una instancia para fijar estándares laborales mínimos, con el tiempo se transformaron en negociaciones colectivas paralelas en las que se incluía bonos y reajustes salariales.

Declaró que a Codelco, como empresa del Estado, no le queda otra alternativa que cumplir la ley vigente, en la que no se encuentra una negociación ramal como la que quiere imponer la CTC.

En cuanto a las operaciones, la empresa informó que aunque en Ministro Hales se retomó parcialmente la operación, Salvador sigue en manos de los manifestantes, calculándose que por las movilizaciones se ha dejado de producir unas 8.000 toneladas de cobre fino, valorizadas entre US$ 15 millones a
US$ 20 millones.


FIRMAS PROVEEDORAS SE PRONUNCIAN ACERCA DEL CONFLICTOFinning: mala señal
Una de las principales empresas proveedoras de la minería es Finning, y su presidente ejecutivo para Sudamérica, Marcello Marchese, mostró su preocupación por las manifestaciones de los trabajadores contratistas de Codelco.
Dijo que si bien esta paralización impactará en los ingresos de la compañía porque no se han podido cumplir a cabalidad los contratos firmados con la minera, lo más relevante, a su juicio, es el precedente que puede sentar a nivel de industria.
“Es preocupante que se pueda instalar este modelo de negociaciones en las que se piden mejoras a cambio de nada y con un alto nivel de violencia”, señaló el ejecutivo que provee maquinaria Caterpillar y sus mantenciones.

Tecno: 200 despedidos
Tecno es una compañía que presta servicios de mantenimiento, operación y construcción enfocada en la minería. Su gerente general, Nelson Gallegos, dice que la paralización impacta profundamente a su empresa y al sector.
Dice que, producto del clima laboral, Codelco optó por no permitir el acceso expedito a compañías contratistas a las faenas. De sus 400 empleados, sólo 80 están subiendo a las minas a cumplir tareas muy específicas. Por este motivo, cuenta Gallegos, la firma decidió no renovar el contrato a personal que estaba a plazo fijo, despidiéndose a 200 personas. “Fueron desvinculadas ayer (miércoles) porque no están ejecutando labor alguna. No tenemos fecha para reanudar los trabajos”, dice.

Gardilcic: ya negoció
El presidente de la constructora Gardilcic -especializada en obras subterráneas-, Raúl Gardilcic, dice que la firma que dirige mantiene una larga relación con Codelco y es un testigo de cómo los acuerdos marcos pasaron de establecer condiciones laborales mínimas a la búsqueda de bonos adicionales.
“La parte que nos tiene complicados y enojados es que no se respete el Estado de derecho. Recientemente cerramos una negociación colectiva con mejora salarial y entrega de un bono, pero ahora nos paralizan con cortes de caminos o apedreos”.
La firma tiene contratos con Andina y El Teniente. Para el primer caso cuenta que están paralizados desde que esto partió, mientras que en la segunda sólo han subido parcialmente.

Fuente: DF

Envía esta noticia desde tu celular por Whatsapp
EMELAT activa plan de contingencia por alerta meteorológica

Además del refuerzo de las brigadas técnicas para atender emergencias ya se habilitó una nueva sección Contingencias en la página...